Asilah : El pueblo de los reflejos

Aquella mañana de abril amaneció soleada. Desayunar en Tánger con vistas al mar mientras suena la llamada al rezo  no tiene precio. Ese día estaba preparado para conocer un pequeño pueblo del que nunca había oído hablar, Asilah. ¿ Conoces esa sensación de visitar un lugar sin ninguna expectativa y al final acabas “enamorado”? Esto es lo que me ocurrió con esta localidad al sur de Tánger…

¡Recuerda! Síguenos en redes sociales y ayúdanos a seguir creciendo con un click en los anuncios

Salimos “temprano” en torno a las 10.00 (en Tánger no son de madrugar mucho) . Tras un rato para poder salir del atasco, tomamos dirección a Asilah.  Un rato más tarde el coche se detuvo e Irene (una de mis acompañantes) me preguntó:

  • Luis , ¿quieres ir por la autovía o por el camino junto al mar ?por uno se tarda más que por el otro pero las vistas son preciosas.

Obviamente aunque tardásemos más era inevitable no elegir la ruta junto al mar . Fue un recorrido que todavía guardo en mi memoria.

Nada más llegar nos recibió por un lado el inmenso mar y por otro y  justo en frente la “Puerta del Mar” , una antigua puerta de piedra al lado del puerto y “coronada” por La torre Al Kamra (la cual veréis luego reflejada) Pero… ¿quieres trasladarte hasta allí ahora? Pulsa aquí   . Esta es una de las puertas que da acceso a La Kasbah (espacio amurallado o fortificado).

A partir de aquí cada pequeño rincón de este pueblo marroquí sería todo un descubrimiento. Lo primero que nos encontramos tras pasar junto a la mezquita fueron pequeños bazares con típicos productos de la zona: telas, babuchas, collares o muebles artesanales entre otras cosas. Desde allí nos dirigimos a la Avenida “Ibn khaldoune”  con sus casas blancas y azules mirando al mar y entre ellas y el mar una pequeña muralla también blanca . En dicha avenida pude empezar a ver que toda la ciudad estaría plagada de arte como podéis ver :

Llamativo arco junto a otra puerta de Asilah y mis compañeros de viaje

Paseando tranquilamente por la avenida y con el ruido de las olas de fondo llegamos a otra gran puerta que da paso a la medina.  En esta se encuentran innumerables puertas con preciosas formas y colores así como pequeños y pintorescos asientos donde poder descansar.  Lo bueno de esta pequeña localidad es precisamente eso, su tamaño. Y es que mientras en grandes ciudades como Tánger o marrakech a veces te sientes “”acosado”” por los locales para intentar ganarse unos dirham  en Asilah puedes pasear tranquilamente.

Preciosa puerta de Asila /Arcila en color verde

“El Rey de Asilah”

Una zona que no deberías perderte es el Mausoleo de Sidi Ahmed Ben Mansour / Mausoleo del señor Ahmed hijo de Mansour ( foto de la portada de este post)  el cual fue un reconquistador de la ciudad tras la batalla de los tres reyes  , un pequeño cementerio musulmán que alberga entre 10 y 12 tumbas de colores todas ellas mirando a la Meca. No siempre está abierto al público pero si eres un buen escalador podrás verlo igualmente (guiño,  guiño). Las puestas de sol desde ahí son famosas.

Assilah  bohemia

Callejeando hacia el interior y alejándose un poco de la zona junto al mar se esconden innumerables tiendas y talleres artesanales en los que venden y crean obras como : espejos , muebles o incluso maestros de la caligrafía  árabe que dibujaran tu nombre o la palabra que quieras en papel. Eso sí todo ello siempre acompañado por mucho arte : las paredes son una explosión de color con su street art y en cada pequeño rincón, ya sea una maceta o un hueco en una ventana puedes encontrar arte y es que Asilah es una ciudad de artistas y bohemios. Me recordó en cierto modo a Embú aunque con sus notables diferencias . Aquí un simple ejemplo de arte en sus calles:

assilah

Uno de los murales de Asilah

Uno de los múltiples reflejos de este bello pueblo costero del norte de Marruecos

#assilahome

Al atardecer…

Después de pasear un buen rato por el recinto antiguo salimos a comer a la “zona moderna” donde pudimos disfrutar de pescadito y marisco frito y unas aceitunas adobadas al estilo marroquí. Tras beber  té fuimos rumbo al puerto. Allí un paseo marítimo lo divide en dos: Por una parte esta el embarcadero con pequeños botes pesqueros , algunos de ellos con sus redes y por otro lado una preciosa estampa: La playa y la medina.

vistas assilah

Puerto de Asilah

Tras pasear un rato y descansar en sus espigones oyendo el ruido de las olas tuvimos que salir corriendo porque una subió demasiado. Más tarde pensamos ¿y ahora ?. Por si una vez no era suficiente volvimos a hacer el mismo recorrido que habíamos hecho por la mañana. Recorrimos de nuevo pequeños callejones y seguimos descubriendo arte escondido: puertas espectaculares, ventanales asombrosos, jardines y mucho más . Sobre las 18.00 de la tarde volvimos a la plaza del torreón para disfrutar de café y té con pastas. Allí y viendo el torreón mis acompañantes sacaron la guitarra y las miradas pasaron de dirigirse a la torre para centrarse en nosotros.

Torre de defensa de Asilah reflejada

En una de las mesas había un trío de inglesas, las cuales habían aprovechado su día en Asilah al máximo. Adornaron sus manos con henna , un tinte natural de color marrón obtenido de la planta Lawsonia alba .

henna

Ya estaban listas para la fiesta. Henna marroquí

Una vez esto, pusimos rumbo a Tánger esta vez por el camino alejado del mar, una visita espectacular y que te recomiendo si viajas al Norte de Marruecos.

Article by Luis Sigvel

Ambientólogo, amante de la naturaleza (en especial de las plantas). También me encantan las series y ...¡¡viajar!!

This Article Has 6 Comments
  1. Pilar dice:

    Preciosas fotos de Assilah, me habeis dado ganas de ir a verlo

  2. Alicia dice:

    ¡Este blog no deja de sorprenderme! Hace ya un tiempo que no pasaba a visitaros (y ya tenía mono) y es que llevo una racha de no parar… Sabía yo que en cuanto entrara aquí me encontraría algún lugar sorprendente del que no había oído hablar y me encuentro esto. Me ha encantado que este rincón guarde tanto arte en sus calles, está claro que merece la pena visitarlo.

    • Luis Sigvel dice:

      Hola Ali!!! Se nota que ambos llevamos un ritmo de no parar. Supongo que habrás notado algún pequeño cambio…como que ahora hay nuevo miembro en el dúo de TravelSupervisors y que va a sacar un superpost 4.0 con mucha tecnología

  3. Pepa dice:

    Hola me ha encantado tu viaje exprés a arcilla
    Viajó a arcilla con mi hija de 27 años . Ella está un poco enfadada por que dice que es un pueblo aburrido . Me gustaría hacerte algunas preguntas si no te importa.
    Saludos

    • Luis Sigvel dice:

      Hola Pepa ! A mi me pareció un pueblo muy bonito y muy diferente (como habrás podido ver en las fotos) . Seguro que os gusta pero no dudes en preguntarnos y seguirnos en las redes sociales!

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error:
A %d blogueros les gusta esto: