Malta, un tesoro del mediterráneo

 “Vivir en la verdad, tener fe, arrepentirse de los pecados cometidos, mostrar humildad, amar la justicia, ser misericordioso, ser sincero, y resistir a la persecución”. – Caballeros de la Orden

El lugar estratégico en el que se encuentra  la isla de Malta  da respuesta a su ajetreada y rica  historia. Hasta su independencia en 1964, este país ha sido ocupado desde el neolítico por numerosos imperios y países, incluso por España.

Quizá hoy en día es más conocida por sus aguas cristalinas y paisajes espectaculares, así como destino para jóvenes con ganas de fiesta y el aprendizaje de inglés a precios más asequibles que sus amigos británicos.

Para explicar mi viaje a este hermoso y caluroso país qué mejor que hacer un top 5 de los lugares que para mí son imprescindibles.

  • La Valetta y las tres ciudades

La capital de Malta es de obligada visita si quieres conocer el legado de los Caballeros en Malta. Durante su ocupación dieron a las Islas uno de sus aspectos más conocidos en el mundo: la Cruz de Malta de ocho puntas.

Dado que yo me alojaba en St Julian una de las formas más rápidas y pintorescas de llegar es coger un ferry (salen cada 30 min) en la ciudad de Sliema que cruza en tan solo 10 minutos y atraca en la zona norte de la ciudad. En cinco minutos llegas a la calle República, la más importante.

Valetta

Antes de proseguir, he de decir que tanto en mi camino a Sliema como una vez en la Valetta  me sorprendió la cantidad de gatos callejeros con los que te cruzas, muy bien alimentados y cuidados. Según me enteré después, fueron introducidos durante una plaga de ratas que hubo en la isla.

Continuando por la calle principal, encontramos la Catedral de San Juan  de arquitectura barroca que merece la pena visitar , al igual que el museo donde se encuentra La Decapitación de San Juan Bautista de Caravaggio.

Si continuamos paseando por la calle República  llegamos a la plaza de San Jorge donde se encuentra el Palacio del Gran Maestre(Parlamento actual). Aquí, como herencia del período británico se encuentra el cambio de guardia.

Si vas en verano como fue mi caso, será el momento de refrescarse con una típica cerveza Cisk maltesa en una de las varias terrazas que hay por los alrededores de la catedral.

Después me dirigí a los Jardines Upper Barrakka para contemplar las espectaculares vistas de las tres ciudades. Bajé por un ascensor para montar en otro ferry a Senglea, Vittoriosa y Cospicua. Si te gusta la historia y tienes tiempo, merece la pena dedicarle un día y conocer los orígenes de este archipiélago. En mi caso hice una visita rápida paseando por los monumentos más importantes y sus animadas calles coloridas por las fiestas locales.

  • Mdina y Rabat 

Se encuentran en el centro de la isla y para llegar allí fui en autobús . Es algo que no recomiendo dada la tardanza de éstos .

Si vais a estar pocos días y sois capaces de conducir por el lado contrario, alquilar un coche facilita la vida en este archipiélago  y permite desplazarse a más lugares en poco tiempo.

Mdina, también llamada la ciudad del silencio ,  proviene de la época árabe. Es una ciudad amurallada en la que perderse y disfrutar de sus calles donde apenas circulan coches. Rabat es toda la ciudad alrededor de Mdina y aunque es también pequeña hay dos lugares que no puedes perderte. El primero St. Paul church  y la gruta de St.Paul que se dice que es donde naufragó San Pablo y permaneció durante tres meses y  las Catacumbas de St.Paul muy espectaculares.

Mdina

  • Isla de Gozo

Es la isla al norte de Malta y ya el trayecto para llegar allí me resultó toda una aventura. Dado que en esta ocasión iba con coche, me dirigí al ferry que te lleva a la isla. Éste se  encuentra en el puerto llamado Cirkewwa.

Allí, esperé pacientemente y con mucho calor a subir al ferry con el coche incluido algo novedoso para mí. Una vez dejas el coche dentro puedes subir a disfrutar el trayecto de no más de media hora o tomarte algo en la cafetería.

Llegarás con ganas de tomar un baño así que la mejor opción es acercarte a Ramla Bay , la playa más grande de la isla y de arena rojiza.

De esta zona no puedes olvidarte de la cueva de Ulises , de difícil acceso pero que merece la pena ir por las impresionantes vistas.

“Ulises llevaba siete años en la isla de Ogigia. Siete años en los que la hermosa ninfa Calipso con palabras engatusadoras intentaba hacerle olvidar su pasado y mantenerlo como un prisionero de amor. Pero pese a todas las argucias utilizadas ,Ulises sólo tenía una idea obsesiva en su cabeza: regresar a su tierra.“ – Odisea

Cueva de Ulises

Si solo dispones de un día como yo, no puedes perderte la capital Victoria, en honor a la Reina Victoria de Inglaterra, con su catedral y ciudadela.  Puedes pasear por sus calles y probar excelentes pastizzis, postre típico.

Por último me acerqué a la Bahía de Dwerja, donde hasta hace unos meses se encontraba la icónica Azure Window que se derrumbó debido a una tormenta. Además de sus rincones preciosos donde darte un chapuzón y disfrutar de sus aguas cristalinas así como del buceo, si eres amante de juego de tronos , reconocerás el lugar . Aquí se casó Khalessi con Khal Drogo.

  • Templos Tarxien y Hagar Qim y El Hipogeo 

Estos templos megalíticos son considerados patrimonio de la humanidad y aunque yo solo visité uno de ellos, el más importante es el hipogeo Hal Salflieni . Hay que hacer reserva previa con mucho tiempo de antelación sobre todo en verano. Solo admite diez visitas por hora por lo que en mi caso no he tenido la oportunidad de visitarlo.

Hagar Qim, el cual yo visité, se encuentra en las proximidades de un acantilado en la costa sur de la isla con unas esplendidas vistas al  mar. Llama la atención la disposición arquitectónica y las piedras de tamaño ciclónicas y no existe otro ejemplo igual en todo el mediterráneo. Es el monumento megalítico mejor conservado de Europa.

  • Isla de Comino 

Es una pequeña isla entre Malta y Gozo conocida sobre todo por la “playa” Blue Lagoon. Lo más espectacular son las fotografías que puedes sacar tanto dentro como fuera del agua.

Para llegar a la isla, cogí un ferry que en veinte minutos te deja a los pies de Blue Lagoon. Aunque disfruté mucho, quizá el verano no es la mejor época del año para ir ya que está saturado de gente.

Blue Lagoon

Para terminar, si tienes más tiempo y quieres disfrutar de las aguas que rodean a la isla no te pierdas Blue grotto y la ruta de los acantilados Dingli, St Peter’s pool o el atardecer en Buggiba así como el pueblo pesquero de Marsaslok y Popeye’s village.

 

-YOL-

Síguenos en nuestras redes sociales:

   Resultado de imagen de icono facebook     Imagen relacionada    Imagen relacionada

 

Article by valeria belén martin silva

Valeria, arqueóloga, amante de los viajes y los gatos. Siempre buscando el próximo destino por descubrir.

This Article Has 8 Comments
  1. Yol dice:

    Un placer haber colaborado con vosotros y poder contar mi experiencia en Malta. A ver si más adelante puedo escribir otro post porque ha quedado mucho por contar de esta isla. 🙂

  2. Carlos dice:

    Muy buena presentación. Un abrazo.

  3. Sara dice:

    Me ha encantado el post!! Las fotos son maravillosas, lo q te incitan aun mas a conocer Malta. La colaboradora escribe fenomenal.

    Todo un éxito el post de esta semana. Enhorabuena a los 3. Me encanta leeros.

  4. Alicia dice:

    ¡Cuanta variedad se puede encontrar en Malta! Eso si, si voy a Mdina y Rabat me tocará utilizar el autobús pese a los retrasos, porque no me atrevo a circular por la izquierda… ¡Seguro que la lío!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: