São Paulo : la megaurbe

  • ¡Corre Alicia corre!, no podemos parar. Le dijo el conejo blanco a la chica mientras no dejaba de mirar su reloj de bolsillo.

  • ¡Calma, calma! No puedo ir más rápido. Hay cientos de vehículos delante de nosotros. Le respondió ella

Tanto ella como el conejo iban montados en un sidecar rumbo a quién sabe dónde y estaban rodeados por diferentes seres como un caballo rojo en moto o tres dodos en un coche.

  • Si Alicia,¡ ya lo sé! pero debemos darnos prisa o no llegaremos a tiempo. Le reprochó el conejo mientras golpeaba con su dedo la esfera del reloj

Y es que, como en el caso del conejo, los habitantes de São Paulo, van siempre rápidos rumbo a sus destinos y los atascos son muy frecuentes.

São Paulo , no duerme…

Vayas por donde vayas y camines por donde camines  no dejarás de mirar hacia arriba . Eso me  pasa a mi mientras camino por las calles de esta megaurbe. No podía parar de contemplar los rascacielos que abundan en toda la ciudad. Algunos de ellos con unas fachadas muy trabajadas con diferentes materiales que hacen que me detenga a verlos durante minutos. La mayoría son de 30 o 40 pisos de altura, cosa necesaria si se quiere dar un hogar a los casi 12 millones de personas que viven ahí. Además no sólo los edificios son espectaculares sino que los árboles situados en las calles. Están llenos de flores de colores rojas o moradas o azules, me llaman mucho la atención.

Una de las avenidas que más me impresiona es la avenida Paulista, una de las más conocidas de la ciudad por ser un importante centro de negocios, cultura y también de las protestas de los Paulístas. Caminando por ella encuentro de todo: tiendas de arte, ropa, bancos…Pero el edificio que me llama realmente la atención es el Museo de Arte de São Paulo (MASP), una enorme estructura que destaca por sus colores rojo y negro y porque el edificio se encuentra suspendido en el aire apoyándose solo en el suelo por sus extremos. Esto se debe a que el ayuntamiento de la época exigió que el edificio permitiese ver el skyline de la ciudad ya que las vistas desde detrás son preciosas. En esta zona se concentran muchos puestos de ventas de manualidades y objetos de segunda mano los fines de semana.

museo MASP

Para desplazarme a mi siguiente punto, el parque Ibirapuera ,elijo el transporte público. Aquí puedes consultar todas las conexiones que existen en la ciudad.

Éste entorno natural constituye el pulmón de la ciudad y mientras camino por el no dejo de ver gente prácticando distintos  deportes. Algunos corren, otros practican skate o van en bicicleta.

Allí existen cientos de especies vegetales que permiten resguardarse del sol en los días de calor. Para refrescarme decido pedir en un puesto un coco. Simplemente abren el coco verde y ¡a beber!. Los puntos más representativos de este lugar son el edificio de La Oca y los lagos con fuentes , unas grandísimas extensiones de agua interconectadas en la que descansan o viven innumerables animales. Si quieres descansar existen, además de los típicos bancos , otros que son antiguos árboles caídos. Cerca de allí también se encuentra el monumento a los bandeirantes.

Rincones del parque : puentes, bancos y lagos

Espectáculo de agua y sonido

Antes de acercarme al centro decido parar a comer apostando por uno de los múltiples Rodizios brasileños. ¡Una vez sentado no dejan de acercarse hombres y mujeres con espadas!. En estas, llevan clavadas las diferentes carnes que te van ofreciendo y tu tienes que decir si quieres o no. Además de carne, las opciones de vegetales, legumbres y frutas son infinitas. Para detener a los “espadachines” simplemente deberás dar la vuelta a unas tarjetas que se encuentran sobre la mesa que son verdes por un lado (pueden seguir viniendo a tu mesa) y rojas por el otro (para indicarles que no quieres más por el momento)

En el centro visito el barrio chino de la ciudad llamado Liberdade. En éste las calles están adornadas por elementos que imitan a los del país asiático como: farolas, cabinas de teléfono, postes, etc. 大家好!

No muy lejos de este peculiar vecindario se encuentra la Catedral da sé, uno de los cinco templos góticos más grandes del mundo. Empezó a construirse en la segunda década del siglo XX (1913) y las obras se prolongaron cuarenta años. Mientras recorro la plaza del mismo nombre percibo que existen ciertas inseguridades , por lo cual hay que andarse con un ojo por esa zona.

catedral Sé sellada

Otra visita que quería realizar era a un hotel. Sí, un hotel con forma de barco, el Unique. Aunque no iba a dormir allí sabia que era posible subir a su terraza del último piso. Allí existe una cafetería y pueden verse unas espectaculares vistas de la ciudad. Además posee una piscina cuya temperatura varia y las luces de su interior también.

Hotel Unique

Todavía quedan muchas por contar de la ciudad de São Paulo

Continuará

 

firma Luis Sigvel

Al igual que éste hotel tan peculiar existen muchísimos alojamientos/ofertas de viaje que puedes reservar tanto en São Paulo como en cualquier lugar del mundo.

Article by Luis Sigvel

Ambientólogo, amante de la naturaleza (en especial de las plantas). También me encantan las series y ...¡¡viajar!!

This Article Has 5 Comments
  1. Amanda dice:

    Colorido post!!! Sao Pablo una ciudad para visitar.

  2. […] São Paulo : la megaurbe […]

  3. […] podría ser el titular perfecto para presentar a la localidad de Embu muy cercana a  São Paulo de la cual ya os hablé.  Y es tanta la relación del arte con este lugar que en 2011 cambió su […]

  4. […] podría ser el titular perfecto para presentar a la localidad de Embu muy cercana a  São Paulo de la cual ya os hablé.  Y es tanta la relación del arte con este lugar que en 2011 cambió su […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error:
A %d blogueros les gusta esto: