oraga esferas tiempo

Praga : Las esferas del tiempo

El maestro Hanus estaba muy orgulloso de su obra. Llevaba muchísimo tiempo trabajando en ella y no podía parar de contemplar su magnífico diseño sobre el papel. “Cinco en uno” pensaba, “cinco en uno”.

Eran más de las once de la noche cuando el anciano, que seguía con el dibujo de su obra entre sus manos, se sobresaltó. Tres fuertes golpes resonaron en la puerta de madera. Hanus, sorprendido, cogió el candelabro que iluminaba la habitación y se acercó a abrir la puerta. ¿Quién sería a esas horas? De nuevo e insistentemente golpearon la puerta y, cuando ni siquiera la madera había dejado de contactar con el marco, empujaron con fuerza desde fuera haciendo caer al anciano.  Enérgicamente tres hombres entraron en la sala: dos de ellos lo levantaron del suelo agarrándolo con fuerza; el tercero lo miró a los ojos fijamente y Hanus lo miraba a él;  y esa sería su última visión,  pues el hombre, sosteniendo una navaja, le arrebató en un instante la vista para que nunca más pudiera diseñar aquel maravilloso reloj ante el cual me encuentro.

Faltan tres minutos para que el reloj marque las doce del mediodía y La Plaza de la Ciudad Vieja se encuentra abarrotada y, tanto la gente como yo, estamos  expectantes ante lo que va a ocurrir.La mañana está radiante con un espléndido cielo azul . La plaza, que es el corazón de la capital de la República Checa desde antaño, alberga edificios importantes entre los que se encuentra el ayuntamiento. En una de sus torres, la conocida como “Torre del reloj” se encuentra el mecanismo diseñado por el maestro relojero Hanus, “El reloj astronómico de Praga” que se puso en marcha a comienzos del siglo XV. Este diseño medieval es capaz de mostrar hasta cinco medidas del tiempo en el mismo instante; desde la típica hora pasando por el instante del amanecer y anochecer, ya sea invierno o verano . Todo ello se encuentra montado sobre una esfera estacionaria y dos en movimiento. El desplazamiento de las circunferencias es lento y no es apreciable en un mismo instante. Debajo de las esferas está el calendario, también circular.

Detalles de las esferas del reloj (parte superior) y espera del calendario (parte inferior)

Llega el momento, la aguja se sitúa en lo más alto y otro mecanismo se pone en movimiento. Junto a las esferas hay unas figuritas animadas. Las que acompañan el reloj son alegorías de : La Avaricia, La Lujuria, La Vanidad y La Muerte . Esta última empieza a tocar una campana en la hora punta . Por si el mecanismo no fuera ya bastante completo, hay que sumar que más arriba existe una ventana por la cual comienzan a aparecer los doce apóstoles , uno tras otro.

Descubre el funcionamiento del reloj aquí

La plaza se encuentra rodeada de edificios de tres a cuatro alturas pintados en tonos pastel. Al fondo sobresale La Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, de estilo gótico. Sus dos torres, que alcanzan más de ochenta metros de altura, destacan entre las casitas. Además de cruzarme con turistas también veo algunas calesas tiradas por caballos en distintas direcciones.

Iglesia gótica de Nuestra Señora de Tyn

Caminando por las céntricas calles empedradas  me acompañan melodías de Bedřich Smetana , que son reproducidas por un gupo formado por cinco artistas. A mi paso me encuentro tiendas de recuerdos, música o librerías con ejemplares de Frank Kafka como “La metamorfosis”, entre otros. Tras callejear un rato decido detenerme en la terraza de un restaurante que oferta recetas típicas checas y me decanto por el “Goulash”. Este plato, consiste en carne especiada acompañada de cebolla y varias especias.También pido  knêdikly, un pan de la zona . A la hora de pagar existe la opción de hacerlo con tarjeta o, si has realizado el cambio, con la moneda oficial, la Corona checa.

Continuo caminando y me detengo en  una tienda que vende cristal de Bohemia, muy típico allí. Unos metros más adelante me detengo en un puesto a observar las decenas de marionetas que se venden ya que forman parte de la cultura popular del país. Decido comprar dos de unos personajes muy conocidos.

Típicas marionetas de madera que se venden en los mercadillos de la ciudad

Decido irme al hotel a dejar mis compras y a descansar un poco  ya que aún queda mucho por ver.

Una vez cargada la batería me dirijo hacia mi nuevo punto de interés, La Torre de la Pólvora. Dicha torre fue terminada de construir en 1475 y era una de las 13 puertas que daban acceso a la ciudad al encontrarse amurallada por aquel entonces.

Tras fotografiar los detalles de la torre y otros pequeños edificios de la zona es hora de conocer  al Moldava, el río que recorre la ciudad. Para ello que mejor que caminar por el puente más bonito y conocido de la capital, El Puente de Carlos. Mientras lo recorres te acompañan numerosas esculturas de distintos Santos. Justo en el lugar donde uno de ellos, llamado Juan Nepomuceno, fue lanzado al agua me encuentro su estatua. Si pones la mano izquierda sobre la estatua y pides un deseo éste puede que se sea concedido. Yo por si acaso pido el mio.

Puente de Carlos

Mientras avanzo (dejando la ciudad vieja a mis espaldas) voy encontrándome con innumerables artistas: pintores, músicos , escritores , etc. Una escena que se queda grabada en mi memoria.

Cruzado el puente me dirijo a Isla Kampa. Un precioso parque junto al río  desde el que poder admirar los cisnes que nadan por sus aguas mientras me siento en un banco y veo pasar distintos barcos de pasajeros. Las aguas del río reflejan toda la historia de los edificios que se sitúan unos metros por encima.

Parece que empieza a refrescar. El sol no tardará mucho en ocultarse y será mejor buscar un lugar para cenar.Me queda mucho por descubrir; desde edificios danzantes hasta el cementerio judío. Os seguiré contando más de esta preciosa ciudad en el siguiente post.

 

¿Viajas a Praga o  a cualquier otro destino? Podrás buscar los mejores alojamientos aquí .

Síguenos en Facebook , twitter e instagram

 

Article by Luis Sigvel

Ambientólogo, amante de la naturaleza (en especial de las plantas). También me encantan las series y ...¡¡viajar!!

This Article Has 12 Comments
  1. carlos dice:

    Así con ese golpe dramático de entrada queda impresionante. Un abrazo.

  2. […] El cementerio judío de Praga (República […]

  3. […] magnifico enclave se sitúa a unos 125 km de Praga ,al oeste del país,muy cercano a Alemania. Sus poco más de 50.000 habitantes disfrutan todo el […]

  4. […] visitamos la República Checa tendemos a asociar Praga como su único centro de interés turístico, pero la región de Moravia del Sur y más […]

  5. […] visitamos la República Checa tendemos a asociar Praga como su único centro de interés turístico, pero la región de Moravia del Sur y más […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error:
A %d blogueros les gusta esto: