Amsterdam by day

La luna menguante se situaba frente a la ventana del sanatorio de Saint-Rémy-de-Provence (Francia) desde la cual, además, podían verse extensos campos de trigo. Durante varios minutos él se quedó prendado de aquella estampa nocturna. Aquellas estrellas parecían querer hablarle emanando pulsos luminosos  en aquella noche de verano. Vincent se despertó tarde a la mañana siguiente y pintó una de sus obras más famosas, La noche estrellada (De sterrennacht, en holandés). Su museo, el de Vincent Van Gogh, aunque no esta obra, está situado en la capital holandesa la cual visité hace poco.

 

El tren regional llega puntual a Amsterdam Centraal, procedente del aeropuerto de Schiphol a las 11.02. La compañía ferroviaria NS conecta perfectamente todas las ciudades de los Países Bajos.

Nada más salir me encuentro con la Stationsplein (Plaza de la Estación), la cual es atravesada por múltiples líneas de tranvía. Además de decenas de personas que, como yo, vienen a visitar la capital o que, por el contrario, ponen rumbo a otros destinos. La vista al frente de la ciudad con el ir y venir de la gente produce una sensación de libertad y confort. Pero es cuando vuelves la vista atrás cuando puedes ver la primera obra de arte arquitectónico de la ciudad. La estación, de estilo neorrenacentista, fue construida a finales del siglo XIX donde los tonos rojizos y el negro junto con adornos dorados son los colores predominantes.

Amsterdam Central

Tras fotografiar la estación avanzo para conocer la ciudad de los canales. Damrak es la avenida principal que une la estación con el centro de la ciudad. Pero ¡ojo! mira a ambos lados porque por Amsterdam circulan millones de bicicletas y no es inusual que se produzca algún percance.

Antes de llegar a la Damplein despliego mi paraguas. El clima es lluvioso allí aunque cambiante a lo largo del día pudiendo alternar lluvia y sol durante varias veces. La plaza queda dividida en dos; a la izquierda (dejando la estación a nuestra espalda) se encuentra el Monumento Nacional, un obelisco blanco que conmemora a los caídos en la Segunda Guerra Mundial en cuyos alrededores se sienta mucha gente para relajarse. A la derecha está el Palacio Real con una hermosa cúpula verde; además allí se sitúa el museo de cera Madame Tussauds.

Para hacerte una idea mira aquí

Cerca de allí se sitúa mi hostel con vistas a uno de los múltiples canales que rodean el centro de la ciudad, hay más de 160. Aconsejo reservar con antelación el hotel/hostel ya que el flujo de turismo es grande y suelen verse carteles de “completo” en sus puertas. Para ello, mira estas ideas de alojamiento.

algunos de los canales de amsterdam

A las 12.45 tengo una cita muy especial. Atravieso las calles con casas típicas por las cuales me topo con rincones muy especiales adornados con flores. Paso junto al Homomonument dedicado al colectivo LGTBI. Consistente en 3 triángulos de color rosa que forman otro triángulo imaginario aún mayor.

Uno de estos triángulos apunta directamente a la casa a la que me dirigía: la casa de Ana Frank. El refugio donde se ocultó la niña judía junto a su familia en los años 40 del siglo pasado guarda todavía algunos detalles de lo que debió ser una angustiosa permanencia. Ventanas tapadas para no ser vistos, imágenes de revistas pegadas en las paredes y hasta la estantería de libros, la cual separaba la fábrica del escondite o también llamada La casa de atrás te acompañan en el recorrido. Allí también está el museo de Ana Frank, donde se explica perfectamente todo lo ocurrido y cómo escribió su diario.

No quiero haber vivido en vano como la mayoría de la gente. Quiero ser útil o llevar alegría a la gente, incluso las que nunca conocí. Quiero seguir viviendo incluso tras mi muerte” Ana Frank

 

Estatua de Ana Frank

Un buen consejo es pedir hora para visitar el museo y evitar  largas filas que en ocasiones pueden suponer horas de espera.

Luis: puerta de la casa de Ana frank

Rumbo a mi siguiente punto; y siempre acompañado por canales por los que navegan pequeñas embarcaciones y piraguas, encuentro el Mercado de las Flores. Allí se venden miles de flores de muchísimas variedades, sobre todo bulbos como tulipanes o narcisos. Frente a los puestos de flores se encuentran distintos locales donde venden los típicos recuerdos de viaje y acuarelas de la ciudad. ¡Ah, por cierto, en esta misma calle me encontré con una tienda donde es Navidad los 365 días del año!

Una cosa bastante curiosa de Amsterdam es que puedes comprar piscolabis en “buzones”. Unos pequeños cajones transparentes donde se disponen distintos alimentos como croquetas. Para obtenerlos simplemente introduces la cantidad de dinero de cada alimento y ya puedes abrir el cajoncito. También en sus calles existen tiendas de queso; donde te ofrecen muestras de múltiples variedades como quesos especiados o quesos de lavanda además de pedacitos de stroopwafels, un dulce típico.

curiosos quesos de lavanda

Tras tomar un café con miel fui a visitar una plaza muy especial y  transitada de la ciudad, Rembrandtplein; donde hay una representación escultórica de La ronda de noche, un cuadro de Rembrandt.

Transcurrido un tiempo me dirigí a otra de las numerosas plazas de la capital del país. Conocida como la plaza de los museos donde se encuentran las conocidas letras IAMSTERDAM

I AMSTERDAM

Cómo no, entre los más de 50 museos que tiene la ciudad, elijo el dedicado al de mi pintor favorito, Van Gogh. Y aunque no todas sus obras están en los Países Bajos, salí contento al poder admirar su obra, ingenio y curiosa corta vida.

La noche comenzaba a caer y a transformarse.  Amsterdam ofrece muchas alternativas de ocio nocturno para todo tipo de gustos; pero eso os lo cuento en Amsterdam at night

¿Viajas a Amsterdam o cualquier otro destino? Podrás buscar los mejores alojamientos aquí .

Síguenos en Facebook , twitter e instagram

Article by Luis Sigvel

Ambientólogo, amante de la naturaleza (en especial de las plantas). También me encantan las series y ...¡¡viajar!!

This Article Has 13 Comments
  1. Fran dice:

    Fantástica e imaginativa narración de la ciudad! conozco Amsterdam y se ha descrito muy bien y mucha información?. Habrá un nuevo texto de Amsterdam?

  2. carlos dice:

    Un placer leerte. Un abrazo.

  3. […] el post anterior sobre Amsterdam os cuento algunas de las cosas que se pueden hacer en la ciudad , la cual por la noche se […]

  4. LM dice:

    El obelisco, además de conmemorar a los caídos en la guerra, es el sitio donde se guarda tierra de los países que fueron colonizados por Holanda.
    Punto interesante nó mencionado, pero que aquí es muy respetado!

  5. […] en un sólo día. Está a tan sólo 43 kilómetros de Amsterdam (ciudad de la que ya os hablé en Amsterdam by day y Amsterdam at night ) y a la cual se llega en media hora en tren. Su estación es  gigante al […]

  6. […] el post anterior sobre Amsterdam os cuento algunas de las cosas que se pueden hacer en la ciudad , la cual por la noche se […]

  7. […] más grande y visitado del mundo, Keukenhof, que visité en primavera y que se encuentra cerca de Amsterdam. Allí miles y miles de bulbos son colocados minuciosamente para que cuando florezcan te quedes […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error:
A %d blogueros les gusta esto: