¿Por qué viajamos?

¡Ven! Acompáñame, cierra los ojos y acompáñame, vamos a viajar. ¡Ojalá fuese así de sencillo poder transportarnos a cualquier lugar que se nos antojase ; pero bueno hoy no lo tenemos tan difícil si comparamos con lo que tardaban en recorrer hace unas pocas décadas lo que hoy hacemos en horas.

¿A quién no le gusta conocer nuevos lugares, nuevos paisajes, nuevas sensaciones? Desde siempre los hombres y mujeres hemos tenido esa curiosidad de descubrir. Pero, ¿Por qué? ¿Qué nos proporciona viajar? ¡Mucho más de lo que pensamos!

-Beneficios psicológicos: Es ampliamente conocido que viajar provoca múltiples ventajas en nuestra mente.  Cambiando de lugar, liberamos endorfinas que generan una sensación de bienestar. Además, generalmente cuando viajamos reducimos nuestro nivel de estrés  generado por un nivel de vida “a toda prisa” que lleva la sociedad. Saliendo de la rutina y viviendo el momento, te relajas. Cuántos de nosotros nos paramos a observar una puesta de sol cuando viajamos mientras que, no hacemos lo mismo estando en nuestra zona de confort.

-Beneficios culturales: Viajando te culturizas, eso es una verdad 100% cierta. Todas las áreas del conocimiento se muestran de manera distinta ante ti cuando viajas: Nuevos monumentos desconocidos para ti construidos a lo largo de la historia; nueva gastronomía; nuevos ritmos musicales además de nuevos colores, olores, flora y fauna junto con un amplio etc. Y es que, se aprende más con 2 días viajando que con meses de estudio.

-Beneficios  personales-Generando historias: Autodescubrimiento personal, apertura de mentalidad, mejora de la asertividad y de la  empatía, eliminación de miedos. Esto y mucho más ocurre cuando viajas. Además conoces a muchas personas interesantes  de diferentes culturas y ciudades que van a aportarte  riqueza  inmaterial. Viajando escribes tu diario personal , el cual va aumentando en cantidad y calidad. Ampliando horizontes tejes una red de amistades y  conocidos que, gracias a las redes sociales se hace inmensa y duradera.

-Beneficios materiales: Pues sí, viajando acumulamos no solo recuerdos inmateriales sino también objetos con mucho valor sentimental. ¿Quién no guarda en su casa alguna postal o imán de nevera que le hace recordar cada uno de sus viajes? Sin olvidar también las cientos de fotos que capturan los mejores momentos de nuestras experiencias.

“Muchas veces en los viajes se toman grandes decisiones que cambian el rumbo de tu vida”. La vida es corta y no hay nada que te impida viajar para disfrutarla. Hay personas que con 30 años han viajado tanto que ni los más ancianos pueden equipararse a éstas en conocimientos echando por tierra el dicho de que más sabe el diablo por viejo que por diablo. ¡Vuela!

Luis y Vale

 

Article by Luis Sigvel

Ambientólogo, amante de la naturaleza (en especial de las plantas). También me encantan las series y ...¡¡viajar!!

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: